¿Qué beneficios aporta utilizar bioestimulantes a tu cosecha?

Tras un cuidado estudio de la naturaleza y sus procesos, en Mycoterra hemos desarrollado una gama de productos que estimulan la rizosfera y potencian sustancialmente el cultivo. En este artículo hablamos de los beneficios de los bioestimulantes.

 

Existen muchas técnicas para maximizar las cosechas, y cada cultivador tiene sus favoritas, pero lo principal para obtener una buena producción es tener una planta saludable y de raíces vigorosas. Esto lo consigue relacionándose con un mundo invisible pero vital, un universo microscópico que habita el suelo, un micro-sistema de hongos y microbios que convive con las plantas de forma simbiótica. Las micorrizas, tales como el Glomus Iranicum, son los hongos subterráneos que se relacionan con las raíces para permitirles aprovechar mejor el agua y los nutrientes, y para protegerlas de enfermedades, a cambio de hidratos de carbono y vitaminas.

 

En Mycoterra creemos en el respeto por el medio ambiente y la agricultura sostenible, por ello hemos creado una serie de bioestimulantes naturales a base de micorrizas que potencian la vida del suelo y propician un mayor crecimiento, salud y producción, de la misma manera que sucede en la naturaleza. Las plantas se beneficiarán de suelos más fértiles y estarán más protegidas y, gracias a una mejor absorción de nutrientes, su crecimiento y producción serán superiores.

Beneficios de los bioestimulantes: Suelos más fértiles y protegidos

 

Cada uno de los productos de Mycoterra responde a las distintas necesidades de la planta. Con Kraken se consigue un desarrollo radicular hasta 70% superior, lo que potencia la trasferencia de agua y nutrientes y propicia no solo un crecimiento vegetativo más fuerte y rápido, sino que también incrementa la producción final. Está hecho en base al hongo Glomus iranicum var. Tehnuihypharum, el principal formador de micorrizas.

Quimera, a base de Trichoderma harzianum, cepa T78, es un inoculante biológico que previene y combate hongos nocivos para las plantas. Pero además de proteger el sistema radicular, nutre poderosamente los suelos y ayuda a revitalizarlos gracias al aporte de microorganismos especialmente seleccionados. Todo esto redunda en raíces más saludables y con mayor capacidad de absorción de nutrientes, algo esencial para lograr un cultivo cuantioso.

Pandora, por su parte, es el más importante para el proceso de floración, ya que ayuda a la planta a absorber el fósforo presente en el sustrato. Si bien el fósforo es vital para la planta en todas sus etapas, dado que es indispensable para la realización de la fotosíntesis, se vuelve particularmente importante para la floración. Ayuda a la producción de resina y semillas, y aporta al vigor general de la planta. Además, contiene microorganismos seleccionados que ayudan a la biotización rizosférica, lo que ayuda a obtener más beneficios de los bioestimulantes, y conseguimos cosechas más abundantes.