¿Qué son las micorrizas?

En Mycoterra hemos estudiado las micorrizas de los suelos para encontrar la mejor manera de potenciar el cultivo: la que nos da la naturaleza

Bajo la tierra, dentro de ella, existe todo un mundo de vida interior. Microorganismos y hongos habitan los suelos. Desde hace millones de años que las plantas desarrollaron una relación simbiótica con ellos. Las microrrizas no son otra cosa que parte de ese espacio subterráneo: hongos que interactúan con el sistema radicular para beneficio mutuo, como nos dice su nombre mismo: mykos, del griego “hongo”, y rhiza, que significa “raíz”.

¿Qué son las micorrizas?

En la naturaleza, se cree que llegan a alcanzar al 97% de las especies terrestres. En Mycoterra hemos investigado ese submundo microoscópico extensivamente, y como resultado hemos creado una serie de estimuladores radiculares que potencian el cultivo sensiblemente, con resultados de hasta un 70% de desarrollo superior de las raíces.

Hongos y raíces, una relación mutuamente beneficiosa para las micorrizas

Los hongos y las raíces forman, como se ha dicho, una relación simbiótica, en la que ambos obtienen algo del otro. En este caso, las microrrizas convierten los minerales y los materiales en descomposición del suelo en formas asimilables por las raíces, mientras que los hongos reciben azúcares, aminoácidos y otras sustancias por parte de la planta, que esta genera mediante la fotosíntesis.

Hongos como el Glomus Iranicum penetran las células radiculares con sus hifas y establecen lo que se conoce como red de Hartig. Gracias a las micorrizas, la estructura radicular permite a la planta utilizar mejor el agua y los nutrientes desde que es una plántula, lo que a su vez ayuda a un mayor desarrollo radicular y un crecimiento más saludable y fuerte. Además, las micorrizas pueden actuar como protectoras de las raíces frente a otras infecciones fúngicas, formando una especie de barrera defensora.

Se ha comprobado que el Glomus Iranicum funciona especialmente bien con los cultivos de cannabis, y hemos comprobado en múltiples estudios con distintas variedades sus posibilidades como multiplicador de cosechas, con diferencias de hasta un 40% entre las plantas con microrrizas y sin ellas.

Mycoterra ha desarrollado los productos Kraken, Pandora y Quimera, todos ellos bioestimulantes de última generación que proveen de microrrizas y complejos microbianos al sustrato y mejoran notablemente el sistema radicular de manera orgánica y natural, sin necesidad de químicos. Están optimizados para el uso mediante riego, facilitando la tarea para los cultivadores, y permiten utilizar en el cultivo la potencia de la naturaleza para lograr plantas de raíces fuertes y sanas, y una producción superior.