Como conseguir un crecimiento más rápido de las plantas

El suelo y su vida microscópica juegan un rol fundamental en el crecimiento más rápido de las plantas. Gracias al estudio de esta relación, en Mycoterra sabemos que el secreto para un desarrollo veloz, fuerte y sano es un sustrato rico en vida interior.

Existe una relación muy estrecha entre las plantas y el suelo que habitan. No se trata simplemente de un soporte, sino que es un ambiente biológico, lleno de vida microscópica que interactúa con las raíces y afecta no solo la disponibilidad de nutrientes sino también su absorción, así como también determina la expansión radicular y la capacidad de crecimiento.

A la hora de buscar un desarrollo más rápido, no existen las soluciones mágicas que alteren grandemente el ciclo natural de la planta, pero sí puede lograrse que dentro de ese ciclo haya un crecimiento de mayor velocidad. Para esto, entonces, lo primero es asegurarse de que el suelo sea el lugar perfecto para las necesidades de la planta. Después de años de estudio sobre la vida microscópica que conforma la llamada rizosfera, en la que viven los hongos simbióticos llamados micorrizas, en Mycoterra hemos desarrollado una serie de productos orgánicos que se encargan de potenciar y mantener la biodiversidad del sustrato, lo que redunda en plantas más sanas y fuertes, con un crecimiento más veloz.

Gracias a los productos Kraken, Pandora y Quimera el sistema radicular se verá beneficiado con bioestimulantes de última generación que ayudan a la formación de microrrizas, hongos simbióticos que permiten a la planta utilizar mejor el agua del suelo y los nutrientes, lo que ayuda a potenciar su crecimiento. Además de mayor velocidad de desarrollo, las plantas tendrán también más vigor y mejor salud. Otra consecuencia de esto será una cosecha más abundante.

Una vez que la vida microscópica del suelo esté asegurada, una buena nutrición en base a los tres macronutientes esenciales (Nitrógeno, Potasio y Fósforo) logrará un rápido y fuerte crecimiento, aunque debe tenerse cuidado de no sobrefertilizar. Un buen sustrato rico en microorganismos beneficiosos y micorrizas debería ser más que suficiente para un buen y raudo crecimiento. Es importante tener en cuenta que para una buena absorción de nutrientes, el pH del agua debe mantenerse dentro del rango ideal, y la temperatura debe ser la adecuada para la especie en cuestión, ya que en particular el frío excesivo durante el crecimiento puede retrasar o incluso paralizar las funciones vitales de la planta.

Con la aplicación de los bioestimulantes de Mycoterra y los cuidados apropiados, la etapa de desarrollo será más rápida y fructífera, lo que llevará luego a una potente y vigorosa producción.